Blanco & Negro

De vuelta a Soloy

By |viernes, 8 diciembre , 2017|Animales, Cultivos, Gente|0 Comments

Y unos días después se terminó mi estancia en Yaviza. El sábado estaba de regreso en Panamá. Para el Lunes siguiente salir hacia David, de regreso a Soloy. El viaje a Yaviza duro 7 horas para 200 km, en una tartana de autobús, y aunque son también 7 horas de Panamá a David, en esta ocasión son 485 km. y el vehículo no tiene nada que ver con el del otro recorrido, salí hacia las 10 de la Terminal Nacional de Transportes para llegar a David sobre las 5 de la tarde, después de haber parado a almorzar en Santiago.

Una vez en la estación de David, hay que buscar el autobús de Soloy, que en esta ocasión si es una tartana como la de Yaviza, y después de cosa de una hora y media llegue a Soloy, allí me estaba esperando Alex, el nieto de Urcinia, había terminado de caer una tromba de agua y no se fiaba de que llegase al su casa sano y salvo. Ya era de noche, así que después de los saludos y abrazos de rigor cenamos y nos pusimos al día.

Al día siguiente nos subimos a  Bajo Miel, en esta ocasión mi acompañaba Héctor, otro hijo de Urcinia, al llegar el se ha vuelto a Caricho. Urcinia estaba limpiando arroz, a la manera tradicional, este es el resultado.

Riberas y calles

By |viernes, 1 diciembre , 2017|Ciudades, Rio|0 Comments

En Yaviza, casi los ríos son como las calles de la población pues por ellos discurre el trasiego de gente mercancías, me contaban que durante el verano, cuando llueve menos y el caudal de los ríos baja, es muy complicado para ellos transportar sus productos, pues las canoas en muchos tramos tocan suelo y hay que arrastrarlas, y en los casos en que va muy cargada tienen que trabajar de los lindo.

Afortunadamente para mi, durante mi estancia allí, los ríos es podían navegar sin ningún  problema. Durante los trayectos que hicimos, aproveche para hacer algunas fotos, ahí va alguna, de las riberas del Chucunaque y alguna calle de Yaviza.

Bellavijaguell y Nuevo Mogote.

By |viernes, 24 noviembre , 2017|Gente|0 Comments

Cuando llegamos a Bellavijaguell Terremoto y yo, lo primero fue ir al puesto del Senafront a comunicar nuestra llegada, y una vez hecho nos acercamos a ver al maestro, resulta que en este caso es un Emberá que se licenció como maestro y regreso a su pueblo a desarrollar su profesión. Allí ha formado su familia, y de momento no piensa en cambiar de lugar.

Nos enseño la escuela, y allí estaban varios agentes del Senafront colaborando en la limpieza del colegio, uno de ellos había venido unos días antes en el mismo autobús que yo. Están quince días en un puesto y cambian a otro.

De camino al colegio Terremoto venia un poco detrás de mi, y como en Yaviza, Corozal y Naranjal, veníamos por las aceras de cemento por las que se camina sin pisar el barro que se forma con las lluvias, cosa que en esta época del año es normal que pase todos los días.

De pinos y otros bichos

By |viernes, 17 noviembre , 2017|Animales, Paisajes|1 Comment

En ocasiones, cuando voy de vuelta por el monte, y por la razón que sea no he hecho ninguna foto, me da por “afotar” los pocos arboles que quedan en pie, buscando contrastes, o como en este caso de camino hacia las toscas desde Sote, que forman una diagonal y con un poco de imaginación, junto con el camino que sube desde la izquierda una punta de flecha.

El caso en no volver a casa de vacío.

La piragua de Daniel

By |viernes, 27 octubre , 2017|Gente|Comentarios desactivados en La piragua de Daniel

Sigo paseando por el pueblo y llego a un área donde hay tres hombres reparando una piragua, dos de ellos son emberá, y el tercero es afro, se llama Domingo Guzmán. Va en silla de ruedas, no hace mucho le amputaron una pierna, es diabético, a causa de una infección mal tratada, perdió la pierna por encima de la rodilla, no hace mas de 10 minutos cuando regresaba por el puente colgante, me encontré con un Emberá del Común, me contó que había bajado a Yaviza para salir al día siguiente hacia Panamá pues tiene hora en el hospital con el especialista, también es diabético. Domingo está esperando la prótesis, que ya casi esta terminada, tendrá que volver a aprender a caminar, ya tiene pensado montar un par de palos horizontales para practicar.

Me cuenta que pasó gran parte de su vida embarcado en un atunero y recorrió medio mundo, desde Hong Kong a Rotterdam, pero decidió volver a su pueblo. Ha comprado el terreno en el que estamos y pretende montar una tienda para vender a los turistas, la barca también es para pasear a los mismos. Cuando llegan quieren ir a la selva a ver animales salvajes, y esta muy lejos, me habla también de una playa fluvial a la que se llega en barca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies