En el Caribe

By |viernes, 12 enero , 2018|Ciudades, Paisajes|Comentarios desactivados en En el Caribe

Pues sí, me fui unos días al Caribe, pues no esta nada lejos, eso si, son 100 km, y para no bajar la media, cuatro horas de autobús. Otra vez en un coaster. Definitivamente nos son de mi talla, y me tocó ir bien encogido, por suerte, esta vez no había raegeton. Y por otro lado el paisaje era espectacular. Para ir de David, en el Pacífico hacía Bocas del Toro (que así se llama mi destino) hay que atravesar la cordillera central, y de no ser muy consciente de donde se está (trópico), bien se puede pensar que andamos por los bosques  pirenaicos. Queda para otra ocasión hacer el recorrido en carro, y disfrutando del paisaje que bien merece un día.

Después de las cuatro horas, hay que subirse a una lancha en Almirante, y en cosa de 15 – 20 minutos se llega a Isla Colon, aquí el paisaje no tiene nada que ver con el de días anteriores. Mar y barcos.

Nieblas mañaneras

By |viernes, 5 enero , 2018|Paisajes|Comentarios desactivados en Nieblas mañaneras

Uno de estos días cuando salía por la mañana de vuelta, había niebla en la huerta, no en Los Huertos, pero si en el Plano Mira. No iba a pasar por allí, pero desde la senda del barranco de Falfiguera no había mala vista del evento, así que aproveché para hacer varias fotos, desde varios sitios. El problema en estas ocasiones es que el sensor de la cámara a duras penas puede registrar correctamente toda la imagen.

Esta la primera, el blanco que se aprecia por encima de los pinos de la izquierda es escarcha. Creo que ha sido la primera ocasión y la única de éste año que la escarcha llega hasta Los Huertos.

El tigrillo de Bajo Miel

By |viernes, 29 diciembre , 2017|Animales, Gente|Comentarios desactivados en El tigrillo de Bajo Miel

Hoy de nuevo, de vuelta a la granja comunitaria de Bajo Miel, es día de trabajo y tengo ganas de ver a todo el grupo, Urcinia como siempre, se ha ido nada mas levantarse, yo subo mas tarde. Cuando llego, desayunamos, y mientras, me cuenta que esta triste. Hace un par de noches entro un “tigrillo” y de las 28 gallinas ponedoras que tenían, mató 17 se llevo 7 y dejo vivas 4, de las cuales solo una esta sana, las demás llevan alguna dentellada. Resulta que la persona que tenia que hacer guardia esa noche no se presentó.

Un poco mas tarde llegan Santiago, Gregorio, y Jerónimo, y junto con Urcinia, Lidia y Héctor deciden que hay que comerse las gallinas que dejó el tigrillo, si no lo hacen se van a estropear y no aprovecharan a nadie. Somos pocos para toda la cantidad que hay, así que Gregorio se pone a montar una “cama” para ahumar las gallinas y conservarlas.

Lo de siempre; DESTRUIR

By |viernes, 22 diciembre , 2017|Chulilla|2 Comments

Ole, ole y ole, como siempre, lo mejor es destruir. No se de quien habrá sido la idea, ni sí se a hecho algo por evitarlo o no, pero sí se el resultado, y es lo de siempre, DESTRUIR.

Siempre me gustaba el Corindon, las compuertas, el canal,  la fabrica… hasta ahora, por que ya no existe. Para mi era parte de mi patrimonio. Es verdad estaba hecho una pena, y mas después del incendio del 2012, pero era parte de nuestro pasado, y de nuestra memoria, la de historias que podrían contar sus paredes, y lo mejor es que las compuertas van detrás. Por el lado del balneario las escalera ya no están y las compuertas metálicas tampoco.

Solo queda en las fotos se hayan hecho desde que se construyo, estas son algunas de las que yo tengo. Tenia una idea de hacer alguna foto nocturna con iluminación artificial (habría sido mi primera incursión en ese tipo de temática) pero tendré que buscar otro sujeto.

Agua

By |viernes, 15 diciembre , 2017|Paisajes, Rio|1 Comment

Este año, la temporada de lluvias viene cargada, hay agua en todas las quebradas, y las sendas son un lodazar, cuesta caminar por ellas, la verdad es que no llevo muy bien esto de estar pisando barro a todas horas, a parte de llevar un par de kilos de peso en cada pie, los esbarones están al orden del día, hay que andar con mucho cuidado si no quieres acabar con los pies por encima de la cabeza.

A parte de estas pequeñas minucias, es una gozada ver las quebradas con agua, el año pasado estaban secas. Cuando llegue la primera mañana a Bajo Miel, después de desayunar y antes que bajaran Gregorio y Lidia, me fui a ver la quebrada que hay al lado de la finca de Urcinia, no sin que antes ella me advirtiera de la culebras, que aquí no son tales, aquí un mordisquito de cualquiera de ellas causa algo mas que dolor, aun recuerdo una aventura del año pasado en la que una víbora candela se nos acercó a hacernos una vista mientras nos preparábamos para dormir muy cerca de aquí.

No se si desparecieron a mi paso o no, la verdad es que no me encontré con ninguna.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies