Después de la celebración en memoria del Padre Carlos Schuster,  los padres vicentinos ofrecieron un pequeño refrigerio, ocasión que aprovecharon unos cuantos niños para pedirme alguna foto, ante esas miradas no pude negarme  y les prometí que se las haría llegar a  través de fray Oscar que viaja a menudo de Panamá a David y mantiene contacto con Soloy. Y según las noticias que tengo, ya deben estar en poder de los muchachos.

Ya cuando estuve hace cinco años en Kuna Yala, me llamaban la atención los rasgos de los indígenas,  me parecen de una gran belleza, y en esta ocasión he tenido la oportunidad de afirmarme aun mas en esa opinión.  Esos ojos negros son transparentes, esas miradas te atraviesan de lado a lado, y  a mi por lo menos no me dejan indiferente, aunque su forma de vida es bastante dura, casi no pierden la sonrisa, aunque al principio si se aprecie cierto recelo.

La primera, tres amigos con grandes sonrisas, estos no dejaron de reírse.

BRS_20140730_135046_0115

Otras querían una foto de familia, porque  si, bien jóvenes, niñas aun,  ya tienen familia,  aun no han terminado el colegio y ya van con sus hijos.

BRS_20140730_135248_0123Y en algún caso me parece que había cierta complicidad entre el fotógrafo y el modelo.

BRS_20140730_132220_0111Y he de decir que esos rasgos indígenas me tienen cautivado, y como ya he dicho antes, esas miradas tan limpias, esos ojos, y esa dignidad que mantienen en el gesto es algo que aun me persigue, pues con esas miradas te interpelan, te  interrogan, ¿tu que?   ¿te vas ha quedar ahí pasmado? ….

BRS_20140730_131930_0109Nota, Como explico en el apartado sobre mi del blog, la licencia que suelo utilizar es “Creative comons compartir igual”, pero en el caso de este post, y dado quienes son los retratado, me reservo todos los derechos.