Ya de vuelta en la ciudad, quede con mi amiga Ana Bueno, y nos fuimos a recorrer el Causeway, ya había estado allí en e otras ocasiones, pero no desde que se reformo y se construyeron unas calzadas peatonales a ambos lados de la carretera. Por que el Causeway o mejor dicho Calzada de Amador, es una carretera que une tierra firme con cuatro islas cercanas, y fue construida con las rocas extraídas en Corte Culebra durante la construcción del canal.

Al final de la carretera existe unos de los varios puertos para embarcaciones de recreo que hay en la ciudad. Era domingo y muchos veleros estaban amarrados a lo largo de la calzada,  también vimos varias embarcaciones practicando remo.

Aquí si, a lo largo de este recorrido si que se encuentran papeleras, cosa muy extraña de encontrar en el resto de la ciudad, salvo algunas en el Casco Viejo y en la Cinta Costera.

Mirando hacia el sur esta la ruta de acceso y salida del Canal de Panamá, el trafico de barcos es incesante.

Y hacia el norte la ciudad e Panamá.

Los grupos de piedras que asomaban sobre el agua me dieron juego para unas cuanta fotos.

Y al final de la calzada, o al principio según se mire se encuentra el Museo de la Biodiversidad

Ahí nos dimos la vuelta, y cambiamos de lado, el Pacifico, y al fondo las isla de Taboga y Taboguilla

Después del paseo nos fuimos a almorzar, Ana tenía de ganas de comida española, y hacia poco que tenia noticia de un local relativamente nuevo “El Madroño” allí que nos fuimos, y la verdad es que es para repetir.