En esta zona que es el Darién, como ya he dicho en otras ocasiones las carreteras son los ríos, y mas en la época del año en que ando yo por aquellos lares. Entre Marzo-Abril y Noviembre-Diciembre es “invierno”, no es cosa de temperaturas sino de lluvia, es régimen tropical con lo que las lluvias son diarias, los caminos de tierra se convierten en impracticables, incluso la carretera hasta hace muy poco era un barrizal, costaba cosa de 12 o 14 horas de llegar de Yaviza a Panamá, afortunadamente para los lugareños el año pasado se hizo prácticamente nueva. Ellos esperan que esta vez sea definitiva, pues reparaciones anteriores no habían durado prácticamente nada.

Para ir de Yaviza al Real, ademas no hay camino, se navega por el río, es un trayecto de cosa de 20 minutos aguas abajo. El rio cada vez se va haciendo mas ancho.

Las orillas en algunos puntos están deforestadas.

En otros tramos, el río sirve de límite de las parcelas, y vallado para las vacas.

En otros tramos el bosque llega hasta la orilla, y cuando el Chucunaque desemboca en el Tuira se hace aun mas ancho.

El trafico de piraguas es constante, el punto donde la carretera es mas cercana es Yaviza, por lo que le trasiego de mercancías hacia y desde allí es continuo.

Los días anteriores había llovido en las cabeceras de los ríos Chico, Tupisa, Tuquesa y Chucunaque, y el rió arrastra restos de arboles, se a de tener mucho cuidado parar no golpear algún tronco.

Y subiendo por el Tuira, una de las entradas hacia el Real.

Aunque nuestro destino fue un poco mas arriba por el Tuira, en Mercadeo, el puerto de El Real.

Aquí toca acercarse hasta el puesto del Senafront  donde hay que reportarse. En todo el Darien la presencia de este cuerpo es constante, estamos en zona fronteriza, y hasta hace muy poco tiempo la guerrilla colombiana era un peligro. De hecho en Villanueva nos dijeron que un par de años atrás se había presentado un grupo guerrillero, afortunadamente pasaron de largo.