Durante nuestro recorridos por las comunidades Emberá nos encontramos con sus habitantes, la mayoría mujeres y niños. A las horas que estábamos por allí, la mayoría de los hombres andaban por los campos. Tampoco vi a mucha gente joven. En la mayoría de las ocasiones, nuestras interlocutoras eran las mujeres, sobre todo artesanas.

Cuando subimos a Villanueva era sábado y los niños andaban por las calles, en cuanto me vieron con la cámara en la mano, no tardaron nada en pedirme que les hiciera algunas fotos, cuando van solos suelen recelar un poco, pero cuando van en grupo son como una banda, y no se lo piensan dos veces a la hora de acercarse.

Estuvimos conversando con las mujeres, normalmente las tiendas que hay en las comunidades sirven de punto de encuentro.

En el Salto, tuve ocasión de pasar un rato con un grupo de mujeres que estaban muy ilusionadas con montar una asociación de artesanas para vender sus creaciones, se notaba esa ilusión en el ambiente. En cambio en otras comunidades las artesanas habían perdido esa ilusión.

En Nuevo Vigía, El Cholo Lino me contaba que el gusta la historia, y anda buscando un libro sobre Núñez de Balboa, y también sobre la historia del Darien.

Otros nos contaban que se habían subido de Yaviza a sus comunidades hace tanto tiempo que ya casi no recordaban nada de la ciudad.

Pero son sobre todo los niños los que mas ganas tienen de salir en la foto.

Y con esas miradas, uno incapaz de decir resistirse.

Y mas cuando las modelos son así, maravillosas,