Hace unos días, después de las fiestas del Cristo, y a idea de Alicia, nos fuimos a pasar el día a Peñíscola, la escusa fue ir a visitar a Jose, un amigo del pueblo y primo de Alicia que esta de voluntario en una replica de la nao Santa María, andaba esos días por algunos puertos de la comunidad, de hecho al día siguiente salían hacia Valencia. Ademas aprovechamos la noche anterior para pasarnos por el Bonica Fest 2018 .

Según nos explico Jose, el barco desplaza unas 200 toneladas, de los cuales 100 son lastre, un calado de 1 metro en la proa y 2 en la popa, estando amarrado el movimiento era muy evidente, así que en mar abierto debe ser bastante divertido. Constaba de una tripulación de unos 30 marineros, la mayoría de los cuales dormían en cubierta, hiciese el tiempo que hiciese. Al contrario que las carabelas, este barco disponía de castillo de proa, y una segunda altura en el castillo de popa. En su época, fueron lo ultimo en tecnología marítima.

Estaba amarrada al final del muelle, y desde el castillo de Peñíscola ofrecía esta vista.

Mientras esperábamos para subir tuve ocasión de hacer algunas fotos, el bauprés, en la proa del barco.

El palo mayor, las velas se podían desplegar desde arriba, dejándolas caer, o bajando el palo para desplegarlas subiéndolo mediante unas poleas.

Debajo del castillo de popa esta la barra del timón, se maneja desde el castillo con el palo vertical. Esta zona también servia de almacén, entre otras cosas las provisiones.

Algunos cabos.

Aparejos que sujetan los palos.

De nuevo el palo mayor.

El escritorio del camarote de Colón.

Desde el castillo de popa, el bauprés al fondo, a continuación el trinquete, el palo mayor y el palo de mesana el mas cercano.

El palo de mesana, en el resto de los palos, la velas son cuadradas, en este es latina.

En noviembre sale desde Huelva hacia Puerto Rico pasando por la Gomera y aunque esta equipada con motores, debe ser toda una aventura realizar el viaje.