El año pasado me quede con las ganas de recorrer el río Tupisa, cosa que conseguí hacer en mi primer día en el Darien este año. Otros que tuve ocasión de recorrer son el Chucunaque , Chico y Tuquesa, y una pequeña incursión en el Tuira.

De todos ellos, el mas angosto es el Tupisa, estrecho, y revirado, nos costo cosa de 2 horas llegar hasta Punta Grande. Durante todo el recorrido yo andaba embobado con la vegetación que ocupa las orillas, en algunos de esos arbole se pueden ver monos aulladores, aun recuerdo el salto que di en la piragua el día que unos cuantos de ellos nos ofrecieron algunos de sus gritos justo cuando pasábamos bajo ellos sin advertir su presencia.

Aunque existen alguna “carreteras”, los ríos son las verdadera carreteras, y mas en esta época del año en las que las lluvias hacen acto de presencia todos los días.

La orilla, pese a que están muy explotadas por los madereros, aun son exuberantes.

El cruce con piraguas era constante, Yaviza es el centro de comercio de la zona, por lo que los plátanos acaban allí.

En la orilla a punto de recibir a los pasajeros, esperaban algunas piraguas cargadas hasta los topes.

Algunos arboles han quedado con las raíces al aire.

Nosotros seguíamos a lo nuestro, en algunos tramos del río, los arboles se cruzan por arriba, ,por lo que casi se navega a la sombra.

Por suerte, no nos sucedió, pero en ocasiones las raíces no son capaces de soportar el peso de los arboles y ceden, y en el caso de Tupisa, eso significa que el río queda cortado pues al ser el cauce estrecho los arbole lo cortan en toda su anchura.

Ya en punta grande tuve ocasión de hacer alguna foto mas, hoy me quedo con las del río.