No solo se trata de ir por las pinturas y los puentes, o hacia Sot o Gestalgar, otro de los recorridos que suelo hacer es subir a la bandera desde la Rinconá, aunque hasta que se llega allí voy por la carretera, una vez me he pegado el trago correspondiente en la fuente, ya prácticamente no toco asfalto hasta casa.

Por desgracia, he conocido el recorrido con el aspecto que tiene ahora, devastado por el último incendio, y es el tercero que he vivido. Aun así es un trayecto que me gusta, y ademas te hace resoplar, pues la subida a buen paso es exigente.

Y el paisaje, pese a estar quemado no esta nada mal.

Se aprecian zonas mas pobladas que otras, no se si algún día crecerán los arboles, es cara sur.

Hacia el rio Sote, lo que fue el campamento de los flechas.

Y ya arriba, y mirando en la misma dirección que la anterior.

Un poco mas adelante nos espera el corral de Javier

Que como en casi todos los del termino, solo quedan ruinas.