Cuando le comente a Zully que volvía a Panamá y que iba a estar en Chiriquí unos días, ella  no tardó mucho en proponerme un recorrido por la antigua zona platanera de Puerto Armuelles, algo que pese a ella trabajar en un colegio de allí aun no conocía.  Como no soy muy de zonas turísticas me pareció una gran idea, le propusimos a Natalia que nos acompañase, pero no se porque, no le pareció buena idea, y rechazó la oferta.

De David a Puerto Armuelles hay cosa de 90 km, por suerte en esta zona la carretera interamericana esta bien, y es cosa e una hora. Al llegar a  Paso Canoas, frontera con Costa Rica, se agarra una carretera a mano izquierda, prácticamente la propia carretera hace de frontera, de hecho paramos a comprar una piña en uno de los puestos que hay al lado, y mientra nosotros estábamos en Panamá, el dependiente estaba en Costa Rica.

Fuimos a recoger a Tabi y a Iván. Iván iba a ser nuestro guía, pues trabajo en las plantaciones. En los momentos de máxima producción habían 30 fincas de 200 ha en funcionamiento. En el año 2003 Chiquita Bananas que era la compañía explotadora, se fue. A partir de entonces los trabajadores formaron una cooperativa y continuaron la explotación hasta el año 2010-2011 cuando el gobierno la intervino y disolvió a causa de la mala gestión y el desfalco que se produjo por parte de la dirección.

Nos fuimos hacia lo que era la zona productora, y pasamos por varias fincas; Finca Zapote, Finca Lechoza, Finca Blanco hasta que llegamos a Finca Zapatero, y allí nos paramos. Todas las fincas tenían su empacadora, que era donde se procesaban las bananas y se metían en cajas.

Esta es la parte por donde llegaban los ramos de la finca.

A lo largo de esta zona, se iban marcando los ramos con diferentes etiquetas según su categoría.

En un rincón, abandonados, quedaban un montón de almohadillas que se ponían en los ramos entre las bananas para evitar rozaduras y golpes durante el transporte.

En las paredes aún quedan  algunos carteles, mas bien grafitis.

Las bananas pasaban por unas pilas en las que se lavaban.

Y seguían por varias lineas en las que se acababan de procesar.

Hasta que llegaban a esta plataforma en la que se paletizaban y se metían al camión, o en los tiempos de Chiquita en el tren que pasaba por las fincas para recogerlas y llevarlas al barco.

En esta parte de la empacadora se montaban las cajas que llegaban desmontadas en palets.

Aun quedaba por el suelo algún trozo de cajas de Chiquita. Quien me iba a decir a mi cuando comprábamos cajas de Chiquita en el mercado para llenarlas de coliflor o pimientos, que venían de aquí.

Ahora mismo quedan muy pocas fincas en producción, la mayoría a vuelto a ser conquistada por el bosque, estamos en el trópico, y aquí la naturaleza es exuberante, en otras se cultiva plátano, y en otras palma aceitera.

Del antiguo tren no quedan ni las traviesas de las vías. Por la tarde visitamos el muelle de Puerto Armuelles, pero eso, para la próxima entrada.