Hoy de nuevo, de vuelta a la granja comunitaria de Bajo Miel, es día de trabajo y tengo ganas de ver a todo el grupo, Urcinia como siempre, se ha ido nada mas levantarse, yo subo mas tarde. Cuando llego, desayunamos, y mientras, me cuenta que esta triste. Hace un par de noches entro un “tigrillo” y de las 28 gallinas ponedoras que tenían, mató 17 se llevo 7 y dejo vivas 4, de las cuales solo una esta sana, las demás llevan alguna dentellada. Resulta que la persona que tenia que hacer guardia esa noche no se presentó.

Un poco mas tarde llegan Santiago, Gregorio, y Jerónimo, y junto con Urcinia, Lidia y Héctor deciden que hay que comerse las gallinas que dejó el tigrillo, si no lo hacen se van a estropear y no aprovecharan a nadie. Somos pocos para toda la cantidad que hay, así que Gregorio se pone a montar una “cama” para ahumar las gallinas y conservarlas.

El resto nos vamos a chapear el café, hoy me han dado un machete muy corto y solo me dejan trabajar por la foraña.

En medio del café hay una palmera, que no puede crecer ahí, así que Jerónimo la corta, al corazón de ella lo llaman carne, pues es muy sabroso, servirá de aperitivo para la comida.

A las gallinas supervivientes las han cambiado de rancho.

Y mientras Gregorio a terminado la “cama” y ya está el ahumado en marcha.

Y al final a comer; arroz y gallina.

Pero resulta, que nos estamos comiendo la comida del tigrillo, y es posible que nos pongamos enfermos por que se la hemos quitado, así que hay que guardar parte de los huesos de las gallinas para preparar la medicina, si es necesario. Urcinia me advierte que si una vez en España me pongo enfermo no dude en llamarla para que me prepare el remedio, no ha sido necesario.

Mientras comíamos estaban discutiendo sobre que hacer con el tigrillo, pues seguro que vuelve. Decidieron cazarlo y comérselo, pero como es un animal que tiene mucha energía, han de cocinarlo y comerlo de una, no pueden guardar nada, y ademas necesitan invitar a mas gente, pues si lo comen ellos solos pueden caer enfermos. Estaban pensando en usar el rancho que hay vacío como trampa.

No se si consiguieron cazarlo o no, personalmente me gustaría que el animal siguiera vivo, pero creo que habrán puesto todo su empeño en cazarlo.