La primera vez que estuve en Panamá, allá por marzo-abril de 2009 no tuve la ocasión de subir a Cerro Punta, si que lo intente, pero subiendo tuvimos que dar la vuelta pues se hacia tarde. En esta ocasión y gracias a Zully, si que pase un buen rato por la zona.

Despues de visitar Sitio Barriles, nos fuimos a comer a Volcán, y después de esto nos dirigimos hacia Cerro Punta, es uno de las poblaciones a mas altura del país (2286 m), y ademas presume de ser la huerta de Panamá, así que para un agricultor como yo no dejaba de tener interés el conocer la zona. Y cual fue mi sorpresa cuando llegamos al lugar, iluso de mi, creía que me iba a encontrar una zona agrícola como en España, con campos completamente llanos, y al contrario esto es lo que descubrí, un valle en cuyas laderas se a arrebatado terreno al bosque donde cultivar.

Al lado de la carretera pasamos cerca de un invernadero, la pendiente, no es poca.

Y todas las laderas, en todas las direcciones están salpicadas de parcelas

No hace mucho leí algo sobre el cultivo vertical, aquí llevan haciéndolo muchísimo tiempo, han de ir con cuidado, en esta ocasión están en la parte baja de la ladera, pero en otros lugares, un patinazo te puede llevar muchos metros hacia abajo.

Mientras subíamos adelantamos a varios camiones que estaban cargando patatas, aquí estaban preparándolas a la espera de que llegasen.

En esta parcela en una de las partes mas llanas de valle, tenían cebollas, y al fondo coliflores.

Nos podemos hacer una idea de las pendientes, llegó a dolerme el cuello de mirar hacia arriba.

En esta parcela estaban recolectando coliflores.

Y no paran de seguir haciendo parcelas nuevas, cada vez a mayor altura.

Zully acabó riéndose de mis expresiones, pues tarde un rato en asimilar esta forma de cultivo, la verdad es que con el régimen de lluvia del trópico no se necesitan grandes infraestructuras de riego, aunque si que se veía alguna manguera.

Dada esta forma de cultivo casi todos los trabajos han de hacerse a mano, pues aunque si vi un par de tractores no fue en la laderas donde estaban. La mayoría de los trabajadores son Ngöbes que han venido a Cerro Punta, intentando mejorar sus condiciones de vida, pero según me contaron, lo que se encuentran son unas condiciones que no tiene nada que ver con lo que esperaban. Me contaba Urcinia que en alguna ocasión han ido desde la comarca, a ver como estaban sus congéneres, y se los encontraron viviendo en los cobertizos de las herramientas o en los cuartos de los fitosanitarios, y el poco salario que consiguen se lo dejan casi entero en pagar los alquileres que les cobran. Yo no tuve ocasión de hablar con ellos, a las horas que pasamos por allí, estaban trabajando, y no precisamente en las partes bajas.