Al llegar a Caricho después de estar en Bajo Miel, me a los muchachos de barrio trabajando en la explanada donde juegan todas las tardes, resulta que mañana hay jornada de fútbol femenino, y donde habitualmente juegan esta impracticable, así que han decidido jugar aquí, van ha celebrase cinco partidos de las diferentes “ligas”.

La hierba esta alta, por lo que es necesario recortarla. La máquina que están usando, es la de siempre; el machete, se nota que tienen algo mas de practica que yo, y como son una cuadrilla, no tardan mucho en tener limpio todo el terreno.

Ellas han preparado “chicha”, y la van repartiendo.

Después de un rato, me voy a la casa y me encuentro a Ursinia, que esta terminando una nagua, la ha cosido a mano, y esta dándole lo últimos retoques.

 

Al día siguiente, cuando me levanto aun no han comenzado los partidos, y me voy hacia Soloy, a ver si veo a Fabio, pues quiero despedirme, me lo encuentro en la planta potabilizadora, aun no la han reparado, pues el material no ha llegado, así que nos sentamos en el Restaurante Jebay con un café entre las manos.

Y charlamos un rato, y aprovecho para hacerle alguna foto, quedamos para mañana Domingo subir a Cerro Banco, me quiere enseñar una cascada.

Siempre nos hemos sentado en el mismo sitio, pero enfrente hay otro restaurante.

Al rato le llaman, ha llegado el jefe, y ya tienen el material, así que se va hacia el rio para empezar a repara la tubería. Y yo me dirijo otra vez hacia Caricho, los partidos ya han comenzado.

Y Ursinia ha terminado la nagua.

Al final el Domingo, Fabio paso el día reparando la tubería, y no pudimos subir a Cerro Banco. Por la tarde me fui a la misión a buscar al Padre José para despedirme, no lo encontré, y me acerque al puente sobre le rio Fonseca, ayer no llovió en Soloy, pero al parecer si lo hizo por la parte de arriba, pues el rio baja con bastante mas agua que días pasados.

Estando en el puente, llego el Padre, y aprovechamos para charlar unos momentos, el debía salir a hacia Puerto Armuelles a una celebración. En esta ocasión, no pude acompañarlo, pues el día que llegué a Soloy se cerraron las compuerta de la represa de Barro Blanco y comenzaron a embalsar, con lo que los Ngäbe empezaron a movilizarse. Yo tenia idea de ir hacia Bocas del Toro, pasar un par de días y de allí hacia Panamá, pero me recomendaron que no fuese, pues en la carretera hacia allí, estaban habiendo cortes todos los días.

Fueron unos días muy intensos, de los que me he traído un montón de recuerdos y emociones,