El segundo día después de llegar a Soloy, me subí hacia la Tullivieja, es una cascada que cae en la misma carretera cosa de un kilómetro antes de llegar a Jebay, la recordaba con bastante agua, y quería volver a verla. Pero cual fue mi sorpresa al asomarme desde la primera curva desde la que se observa, que no caía prácticamente nada de agua, después me dijo Fabio que aunque estábamos en época de lluvia hacia muchos días que no llovía nada, así que el aspecto de la cascada era mas el de un hilillo de agua.

Aun así, no podía irme de allí sin hacer alguna foto, una ramita de hiedra, que colgaba delante de las gotas de agua.

brs_20160531_0327

Esto era prácticamente toda el agua que bajaba.

brs_20160531_0329

Aproveche para hacer alguna foto mas por los alrededores.

brs_20160601_0393

Aparecen siempre las alambradas, son una constante en todo la zona, por lo menos lo poco que yo conozco.

brs_20160601_0388

Unos días después ya casi de noche, Omaira llego de San Felix y me enseño unas fotos en su móvil, en las que la Tullivieja estaba desbordada, había llovido a cantaros, así que al día siguiente me volví hacia allí, y aunque no la encontré como la había visto en el móvil, ya desde lejos el aspecto era muy diferente.

brs_20160601_0371

Desde mas cerca.

brs_20160601_0376

Me habría gustado verla con mucha mas agua, pero seguramente por la carretera no se podría pasar andando.

brs_20160601_0381

Ya de vuelta me acerque al puente Fonseca, pues creía que Fabio estaría en el bombeo de la planta potabilizadora, no lo encontré, pero si había algún Ngäbe intentando pescar, aguas abajo desde el puente.

brs_20160530_0279

Esta siguiente es de otro día, aguas arriba, desde el puente.

brs_20160604_0593

Mientras estaba allí haciendo alguna foto, se me acerco Arcadio, por la hora que era yo pensé que debería estar en el colegio, por lo que le pregunte, a lo que me contesto que su turno había terminado hacia un rato, y que le daba pereza ir hacia casa, pues vive a cosa de tres horas de camino del colegio, después de conversar un ratillo, se decidió a emprender el camino. En total se pasa cosa de seis horas diarias en el camino entre casa y el colegio, y por aquí hay algunos que les parece mucho levantarse un rato antes para subir al autobús que le lleva la colegio,

brs_20160530_0280Le desee toda la suerte del mundo.