Gente

Gentes

By |viernes, 26 octubre , 2018|Gente, Retratos|Comentarios desactivados en Gentes

Durante nuestro recorridos por las comunidades Emberá nos encontramos con sus habitantes, la mayoría mujeres y niños. A las horas que estábamos por allí, la mayoría de los hombres andaban por los campos. Tampoco vi a mucha gente joven. En la mayoría de las ocasiones, nuestras interlocutoras eran las mujeres, sobre todo artesanas.

Cuando subimos a Villanueva era sábado y los niños andaban por las calles, en cuanto me vieron con la cámara en la mano, no tardaron nada en pedirme que les hiciera algunas fotos, cuando van solos suelen recelar un poco, pero cuando van en grupo son como una banda, y no se lo piensan dos veces a la hora de acercarse.

En Punta Grande

By |viernes, 28 septiembre , 2018|Detalles, Gente|Comentarios desactivados en En Punta Grande

Subiendo por el Tupisa, después de cosa de dos horas de piragua, en medio de un rio repleto de meandros, nos encontramos con un emberá  en la orilla que nos hacia señas para que nos acercáramos, resulto ser Marino, el hermano de Terremoto, que es quien manejaba la piragua en la que subíamos, se coloco en la proa de la piragua y en ciertos sitios indicaba por donde teníamos que pasar, pues a pesar de que estábamos en “invierno” el río no bajaba con un caudal excesivo y en ciertos lugares la hélice podía tocar el lecho del río con el consiguiente riesgo de romperse.

Cosa de veinte minutos después llegamos a Punta Grande, que es la comunidad de la que procede Terremoto y su hermano. Es en el único pueblo en el que vi la tradicional casa emberá, elevada sobre el suelo, redonda y sin paredes.

El tigrillo de Bajo Miel

By |viernes, 29 diciembre , 2017|Animales, Gente|Comentarios desactivados en El tigrillo de Bajo Miel

Hoy de nuevo, de vuelta a la granja comunitaria de Bajo Miel, es día de trabajo y tengo ganas de ver a todo el grupo, Urcinia como siempre, se ha ido nada mas levantarse, yo subo mas tarde. Cuando llego, desayunamos, y mientras, me cuenta que esta triste. Hace un par de noches entro un “tigrillo” y de las 28 gallinas ponedoras que tenían, mató 17 se llevo 7 y dejo vivas 4, de las cuales solo una esta sana, las demás llevan alguna dentellada. Resulta que la persona que tenia que hacer guardia esa noche no se presentó.

Un poco mas tarde llegan Santiago, Gregorio, y Jerónimo, y junto con Urcinia, Lidia y Héctor deciden que hay que comerse las gallinas que dejó el tigrillo, si no lo hacen se van a estropear y no aprovecharan a nadie. Somos pocos para toda la cantidad que hay, así que Gregorio se pone a montar una “cama” para ahumar las gallinas y conservarlas.

De vuelta a Soloy

By |viernes, 8 diciembre , 2017|Animales, Cultivos, Gente|Comentarios desactivados en De vuelta a Soloy

Y unos días después se terminó mi estancia en Yaviza. El sábado estaba de regreso en Panamá. Para el Lunes siguiente salir hacia David, de regreso a Soloy. El viaje a Yaviza duro 7 horas para 200 km, en una tartana de autobús, y aunque son también 7 horas de Panamá a David, en esta ocasión son 485 km. y el vehículo no tiene nada que ver con el del otro recorrido, salí hacia las 10 de la Terminal Nacional de Transportes para llegar a David sobre las 5 de la tarde, después de haber parado a almorzar en Santiago.

Una vez en la estación de David, hay que buscar el autobús de Soloy, que en esta ocasión si es una tartana como la de Yaviza, y después de cosa de una hora y media llegue a Soloy, allí me estaba esperando Alex, el nieto de Urcinia, había terminado de caer una tromba de agua y no se fiaba de que llegase al su casa sano y salvo. Ya era de noche, así que después de los saludos y abrazos de rigor cenamos y nos pusimos al día.

Al día siguiente nos subimos a  Bajo Miel, en esta ocasión mi acompañaba Héctor, otro hijo de Urcinia, al llegar el se ha vuelto a Caricho. Urcinia estaba limpiando arroz, a la manera tradicional, este es el resultado.

Bellavijaguell y Nuevo Mogote.

By |viernes, 24 noviembre , 2017|Gente|Comentarios desactivados en Bellavijaguell y Nuevo Mogote.

Cuando llegamos a Bellavijaguell Terremoto y yo, lo primero fue ir al puesto del Senafront a comunicar nuestra llegada, y una vez hecho nos acercamos a ver al maestro, resulta que en este caso es un Emberá que se licenció como maestro y regreso a su pueblo a desarrollar su profesión. Allí ha formado su familia, y de momento no piensa en cambiar de lugar.

Nos enseño la escuela, y allí estaban varios agentes del Senafront colaborando en la limpieza del colegio, uno de ellos había venido unos días antes en el mismo autobús que yo. Están quince días en un puesto y cambian a otro.

De camino al colegio Terremoto venia un poco detrás de mi, y como en Yaviza, Corozal y Naranjal, veníamos por las aceras de cemento por las que se camina sin pisar el barro que se forma con las lluvias, cosa que en esta época del año es normal que pase todos los días.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies